Menú
Inicio > Enlaces > Bibliografía > Libro de visitas 7 Malinali (30-abr-2017)

Curso práctico
 Lección 1 - Introducción
 Lección 2 - El sustantivo
 Lección 3 - El reverencial
 Lección 4 - Los posesivos
 Lección 5 - El presente
 Lección 6 - Pronombres
 Lección 7 - Transitividad
 Lección 8 - Indefinidos
 Lección 9 - Agente
 Lección 10 - El futuro
 Lección 11 - Números
 Lección 12 - Imperativos
 Lección 13 - Objetos
 Lección 14 - Copretérito
 Lección 15 - El pasado
 Lección 16 - Reflexivos
 Lección 17 - Adjetivos
 Lección 18 - Toponimia
 Lección 19 - Dirección
 Lección 20 - Diálogos

Lecciones
 1. El idioma náhuatl
 2. Los dialectos del náhuatl
 3. La escritura del náhuatl
 4. Códices
 5. Los sustantivos
 6. Los pronombres I
 7. El verbo I (clases)
 8. El adjetivo
 9. El adverbio
 10. El verbo II (tiempos)

Textos
 1. Los cinco soles
 2. El Sol y la Luna
 3. El hombre y el maíz
 4. Huitzilopochtli
 5. Augurios y abusiones
 6. México Tenochtitlan
 7. Presagios de la Conquista
 8. Enviados de Motecuhzoma
 9. Aflicción de Motecuhzoma
 10. La ciudadad sitiada
 11. Zazanilli
 12. Nican mopohua
 13. El pueblo
 14. La escuela
 15. In totahztin
 16. Poemas Nezahualcoyotl
 17. Constitución en náhuatl

Artículos
 1. Racismo y odio
 2. La traducción honesta
3. ¿Dialecto o idioma?
 4. Identidad nacional
 5. Indio e indígena
 6. Ortografía moderna

Glosarios
 1. Náhuatl <-> Español
 2. Palabras en náhuatl
 3. Nombres Propios
 4. Nahuatlismos

Apéndices
 1. Dioses
 2. Náhuatl en la escuela
 3. Tlacuilo
 4. Lenguas indígenas
5. Náhuatl en internet
 6. El Calendario

Ouilnamikilistli

Marometas mentales


El nacimiento de Huitzilopochtli


1. In Uitsilopochtli, in senka kimauistiliaya in Mexika. Iuin in kimatia, in itsinyilis, in ipeualis, ka in Koatepek, iuikpa in Tulan, semiluitl kitstika, ompa nenka siuatl, itoka Koatlikue: innan sentsonuitsnaua. Au inueltiu, itoka Koyolxau.

1. Mucho honraban los mexicas a Huitzilopochtli, sabían ellos que su origen, su principio fue de esta manera: En Coatepec, por el rumbo de Tula, había estado viviendo, allí habitaba una mujer de nombre Coatlicue. Era madre de los cuatrocientos Surianos y de una hermana de éstos de nombre Coyolxauhqui.

2. Au in yeuatl Koatlikue, onkan tlamaseuaya, tlachpanaya, kimokuitlauiaya, in tlachpanali. Inik tlamaseuaya, in Koatepek. Au seppa in ikuak tlachpanaya, in Koatlikue ipan ualtemok iuitl, yukin iuitelolotli, niman konkuitiuets in Koatlikue: ixilan kontlali, au in ontlachpan niman konkuiskia in iuitl, in ixilan okitlalika aok tle kittak, niman ik otstik in Koatlikue. Au in okittake in sentsonuitnaua in innan ye otstli, senka kualanke kitoke ¿ak okichiuili i? ¿akin okotsi? techauilkixtia, techpinautia.

2. Y esta Coatlicue allí hacía penitencia, barría, tenía a su cargo barrer, así hacía penitencia, en Coatepec, la Montaña de la Serpiente. Y una vez, cuando barría Coatlicue, sobre ella bajó un plumaje, como una bola de plumas finas. En seguida lo recogió Coatlicue, lo colocó en su seno. Cuando terminó de barrer, buscó la pluma, que había colocado en su seno, pero nada vio allí. En ese momento Coatlicue quedó encinta. Al ver los cuatrocientos Surianos que su madre estaba encinta, mucho se enojaron, dijeron: «Quién le ha hecho esto?, ¿quién la dejó encinta? Nos afrenta, nos deshonra».

3. Au in inueltiu in Koyolxau: kimilui nokichtiuan techauilkixtia san tikmiktia in tonan, in tlauelilok in ye otstli: ak okichiuili in itik ka.

3. Y su hermana Coyolxauhqui les dijo: «Hermanos, ella nos ha deshonrado, hemos de matar a nuestra madre, la perversa que se encuentra ya encinta. ¿Quién le hizo lo que lleva en el seno?»

4. Au in okima Koatlikue: senka momauti, senka motekipacho. Au in ikoneu in itik katka kiyolaliaya, kiualnotsaya kiluaya, maka ximomauti ye ne nikmati, in okikak in Koatlikua, in itlatol in ikoneu, senka in moyolali, motlali in iyolo, yukin yukantlama.

4. Cuando supo esto Coatlicue, mucho se espantó, mucho se entristeció. Pero su hijo Huitzilopochtli, que estaba en su seno, la confortaba, le decía: «No temas, y osé lo que tengo que hacer». Habiendo oído Coatlicue las palabras de su hijo, mucho se consoló, se calmó su corazón, se sintió tranquila.

5. Au in ye yiuki, in sentsonuitsnaua in okisentlalike in intlatol, in okisemitokin, isa kimiktiske in innan, yeijka ka otlapinauti, sa senka mochikauaya, senka kualania, yuki in kisaya in iyolo, in Koyolxauki, senka kineleuaya, kiniolokokoltiaya in yokichtiua, in makuele miki in innan. Au in Sentsonuitsnaua, niman ye in mosenkaua, moyauchichiua.

5. Y entretanto, los cuatrocientos Surianos se juntaron para tomar acuerdo, y determinaron a una dar muerte a su madre, porque ella los había infamado. Estaban muy enojados, estaban muy irritados, como si su corazón se les fuera a salir, Coyolxauhqui mucho los incitaba, avivaba la ira de sus hermanos, para que mataran a su madre. Y los cuatrocientos Surianos se aprestaron, se ataviaron para la guerra.

6. Au in yeuantin sentsonuitsnaua, iukin tekiuake katka tlakuiaya, tlakuauikuiaya, kikuauikuiaya in intson, in inkuatson, in inkuatson. Au se itoka Kuauitlikak, nekok kitlalitinenka in itlatol, in tlein kitouaya sentosnuitsnaua, niman koiluiaya, konnonotsaya in Uitsilopochtli. Au in Uitsilopochtli: kiualiuiaya in Kuauitlikak: senka tla tikmomachtia notlatsine, uel xonmotlakakilti ye ne nikmati.

6. Y estos cuatrocientos Surianos eran como capitanes, torcían y enredaban sus cabellos, como guerreros arreglaban su cabellera. Pero uno llamado Cuahuitlicac era falso en sus palabras. Lo que decían los cuatrocientos Surianos, en seguida iba a decírselo, iba a comunicárselo a Huitzilopochtli. Y Huitzilopochtli le respondía: «Ten cuidado, está vigilante, tío mío, bien sé lo que tengo que hacer».

7. Au in ye yuki in yekene okisemitoke, in konetetix in intlatol, inik kimiktiske, inik kitlatlatiske in innan, niman ye ik ui teyakana in Koyolxauki, uel mochichikaua, mosesenketsa, moyauchichiuke, motlamamakake, intech kitlalike in imamatlatki, in aneukyotl, intsitsikas, amatitech pipilkak, tlakuiloli, iuan in koyoli inkotstitech kiyilpike, inin koyoli mitoaya ayouali, iuan inmiu tlatsontektli,

7. Y cuando finalmente estuvieron de acuerdo, estuvieron resueltos los cuatrocientos Surianos a matar, a acabar con su madre, luego se pusieron en movimiento, los guiaba Coyolxauhqui. Iban bien robustecidos, ataviados, guarnecidos para la guerra, se distribuyeron entre sí sus vestidos de papel, su anecúyotl, sus ortigas, sus colgajos de papel pintado, se ataron campanillas en sus pantorrillas, las campanillas llamadas ayohualli. Sus flechas tenían puntas barbadas.

8. niman ye ik ui, tetekpantiui, tlatlamantitiui, tlayeyekotiui, momamantiui, teyakana in Koyolxauki. Au in Kuauitlikak, niman ye in motlalotitleko, in kinonotsas in Uitsilopochtli kilui ka ye uitse, niman kito in Uitsilopochtli uel xontlachie kan ye uitse, niman ye ik koniluia in Kuauitlikak: ka ye tsonpantitlan, ye no seppa kiualiuia in Uitsolopochtli kan ye uitsa niman konilui ka ye koaxalpan uitse, ye no seppa kiualilui, kan ye uitse niman konilui in Kuauitlikak: ka ye tlatlakapan yatiuitse. Au in Uitsilopochtli: ye no seppa kiualilui, in Kuauitlikak. Kilui tla xontlachia kan ye uitse. niman ik konilui in Kuauitlikak, ka yekene ualpanuetsi, yekene ualasi teyakantiuits in Koyolxauki.

8. Luego se pusieron en movimiento, iban en orden, en fila, en ordenado escuadrón, los guiaba Coyolxauhqui. Pero Cuahuitlicac subió en seguida a la montaña, para hablar desde allí a Huitzilopochtli, le dijo: «Ya vienen». Huitzilopochtli le respondió: «Mira bien por dónde vienen». Dijo entonces Cuahuitlicac: «Vienen ya por Tzompantitlan». Y una vez más le dijo Huitzilopochtli: «Por dónde vienen ya?». Cuahuitlicac le respondió: «Vienen ya por Coaxalpan». Y de nuevo Huitzilopochtli preguntó a Cuahuitlicac: «Mira bien por dónde vienen». En seguida le contestó Cuahuitlicac: «Vienen por la cuesta de la montaña». Y todavía una vez más le dijo Huitzilopochtli: «Mira bien por dónde vienen». Entonces le dijo Cuahuitlicac: «Ya están en la cumbre, ya llegan los viene guiando Coyolxauhqui».

9. Au in Uitsilopochtli: niman ik ualakat, niman itlatki ualietia in ichimal, teueueli, iuan in imiu, iuan iyatlau xoxoktik, mitoa xiuatlatl, iuan ikxitlan tlatlan, ik ommichiu in ikonekuitl, mitoaya ipilnechiual, mokuapotoni, ixkuak, iuan inanakastlan, au se pitsauak in ikxi iyopochkopa, kipotoni in ixokpal, iuan kitexouauan in imets omexti. iuan omexti in iakol.

9. En ese momento nació Huitzilopochtli, se vistió sus atavíos, su escudo de plumas de águila, sus dardos, su lanza-dardos azul, el llamado lanza-dardos de turquesa. Se pintó su rostro con franjas diagonales, con el color llamado «pintura de niño». Sobre su cabeza colocó plumas finas, se puso sus orejeras. Y uno de sus pies, el izquierdo era enjuto, llevaba una sandalia cubierta de plumas, y sus dos piernas y sus dos brazos les llevaba pintados de azul.

10. Au se itoka Tochankalki kontlati in xiukoatl, kiualnauati in Uitsilopochtli: niman ik kisil in Koyolxauki: au niman kechkotontiuets, in itsontekon ompa ommokau in itenpa Koatepetl. Au in itlak tlatsintlan uetsiko tetextitiuets, sesekkan ueuets in ima, in ikxi, iuan itlak.

10. Y el llamado Tochancalqui puso fuego a la serpiente hecha de teas llamada Xiuhcoatl, que obedecía a Huitzilopochtli. Luego con ella hirió a Coyolxauhqui, le cortó la cabeza, la cual vino a quedar abandonada en la ladera de Coatepetl. el cuerpo de Coyolxauhqui fue rodando hacia abajo, cayó hecho pedazos, por diversas partes cayeron sus manos, sus piernas, sus cuerpo.

11. Au in Uitsilopochtli: niman ye ualeua, kinoualtoka intlan aki, kinoualtemouia, kinoualtepeua in Sentsonuitsnaua, in Koatepetl ikpak. Au in okimaxitiko in tlalchi, in tlatsintlan, niman ye ik kintoka, kiniayaualochti in Koatepetl, nappa in kintlatlayaualochti, in kiniayaualochti, ok nen kiualoyutiuia ok nen kiualoyouiaya, ualmochimaluitektiuia, aok tle uel kichiuke, aok tle ual axke aokmo uel kitsauilike,

11. Entonces Huitzilopochtli se irguió, persiguió a los cuatrocientos Surianos, los fue acosando, los hizo dispersarse, desde la cumbre de Coatepetl, la montaña de la culebra. Y cuando los había seguido hasta el pie de la montaña, los persiguió, los acosó cual conejos, en torno de la montaña. Cuatro veces los hizo dar vueltas. En vano trataban de hacer algo en contra de él, en vano se revolvían contra él, al son de los cascabeles y hacían golpear sus escudos. Nada pudieron hacer, nada pudieron lograr, con nada pudieron defenderse.

12. san kinsemeuiti in Uitsilopochtli: kinsentepotstli, uel kinpopolo, uel kimistlati, uel kinpoktlantili. Au in sa aokmo uel kinkauaya, in ouel in sentech mopilo, senka kitlatlautiaya, kiluiaya ma ixkich.

12. Huitzilopochtli los acosó, los ahuyentó, los destruyó, los aniquiló, los anonadó. Y ni entonces los dejó, continuaba persiguiéndolos. Pero ellos mucho le rogaban, le decían: «¿Basta ya?»

13. Au in Uitsilopochtli: amoik moyolseui, ka senka intech motlapalo in kintokak, Au sa keskitoton in ixpanpa euake, in imakpa kiske ompa itstiake, inin Sentsonuitsnaua, in okiskintin in imatitlanpa kiske in Uitsilopochtli: Au in ye yuki in okinmikti, in oyielelkis kinkuili in intlatki, in innechichiual in anekuiyotl, kimotlatkiti, kimaxkati, kimotonalti, yukin kimotlauisti.

13. Pero Huitzilopochtli no se contentó con esto, con fuerza se ensañaba contra ellos, los perseguía. Sólo unos cuantos pudieron escapar de su presencia, pudieron librarse de sus manos. Se dirigieron hacia el sur, porque se dirigieron hacia el sur, se llaman Surianos, los pocos que escaparon de las manos de Huitzilopochtli. Y cuando Hiutzilopochtli les hubo dado muerte, cuando hubo dado salida a su ira, les quitó sus atavíos, sus adornos, su anecúyotl, se los puso, se los apropió, los incorporó a su destino, hizo de ellos sus propias insignias.

14. Au in Uitsilopochtli: no mitoa tetsauitl, yejika ka san iuitl, in temok inik otstik in inan in Koakue: kayak nes in ita. Yeuatl in okipiaya in mexika inik otamanitiaya, inik kimauistiliaya, okitlaekoltiaya, iuan in itech mochiuaya in Uitsilopochtli.

14. Y este Huitzilopochtli, según se decía, era un portento, porque sólo una pluma fina, que cayó en el vientre de su madre, Coatlicue, fue concebido. Nadie apareció jamás como su padre. A él lo veneraban los mexicas, le hacían sacrificios, lo honraban y servían. Y Huitzilopochtli recompensaba a quien así obraba.

15. Au in yeuatl in tlamauistililistli okatka, ka ompa tlamatli in Koatepek, in yu mochiui ka ye uekau.

15. Y su culto fue tomado de allí, se Coatepec, la montaña de la serpiente, como se practicaba desde los tiempos antiguos.




Origen :

Códice Florentino , libro III , capítulo 1

Náhuatl :

Paleografía [adaptada] de DIBBLE y ANDERSON, en General history of the things of New Spain , Florentine codex.

Español :

Trad. de Miguel LEÓN-PORTILLA